CENTRO CULTURAL AÑELO


Este edificio promovido por concurso público, fue pensado como un espacio que fomente el sentido de pertenencia a los habitantes de la ciudad de Añelo.
El mismo se proyecta como un ícono, un nuevo emblema de la ciudad, una herramienta de crecimiento que constituya un punto de partida al inminente futuro de expansión urbana y demográfica por su ubicación estratégica respecto a Vaca Muerta.
La idea de la realización del concurso de este Centro Cultural es que la comunidad cuente con un espacio multifunción donde pueda centralizar la actividad cultural del municipio. Partiendo de dicho encargo, se buscó generar un centro de atracción a los vínculos Sociales y Culturales, proyectando un edificio cuyo objetivo es el funcionamiento de un Espacio Educativo (talleres/aulas) y un Auditorio flexible con capacidad para 100 personas.
La propuesta apunta a que este Centro Cultural se convierta en un hito urbano, un elemento de impulso para que la comunidad de la ciudad se integre de manera masiva a la cultura.
El edificio se implanta en forma de “L” dando un frente urbano a toda la parcela en esquina. La relación con el Centro Comunitario existente se da a través del vacío intermedio (patios de funciones culturales de expansión). Dicha disposición deja abierta la posibilidad de que a futuro se pueda abrir la fachada del edificio existente con carpinterías, reforzando la relación con el nuevo Centro Cultural.
En los extremos de dicha “L” se ubican las funciones de apoyo (sanitarios, office y depósitos) a los usos principales del programa. Mientras que las funciones principales del programa de necesidades (Sector Educativo y Auditorio) se proyectan a partir de una trama de módulos estructurales cada 2 metros de 8 metros de luz entre apoyos, lo que permite maximizar la flexibilidad espacial y funcional. El edificio se configura como una única envolvente, lo que permite que la disposición de las funciones interiores sea modificada en el futuro en caso de ser requerido, tanto para el crecimiento de determinadas funciones como para la incorporación de nuevos usos.
El programa se divide espacialmente por un lado sobre la Calle Nº 3, el Sector Educativo y por otro sobre la Calle Intendente Jorge Tanuz, el Auditorio, relacionado visualmente con la Plaza Central de la Ciudad. Esto permite el funcionamiento independiente de cada sector de acuerdo a las necesidades y horarios de uso.
Como elemento articulador y espacio de transición entre dichas partes y el exterior aparece un vacío controlado en la esquina.
Esta pieza fomenta intercambios y encuentros, pudiendo incorporar actividades y usos de carácter socio-cultural, como por ejemplo: expansión del auditorio, exposiciones, talleres alaire libre, juegos, fiestas populares, etc., otorgándole al espacio urbano una nueva
dinámica. A su vez, estructuralmente este espacio podrá ser utilizado como futuro
crecimiento del Centro Cultural.
De esta forma se constituye un complejo totalmente integrado cuya implantación favorece
a la relación de los espacios interiores con los espacios exteriores propuestos, fomentando
el acceso de la Comunidad al ámbito Educativo y Cultural.

Show More