Memoria Escuela Provincial de Artes Visuales

El edificio a intervenir se sitúa al Norte de la ciudad de Rosario, el área de intervención, se encuentra emplazada sobre las calles Junín, al Norte, y calle Canning, al Oeste. Esta parcela forma parte de lo que fueron los Talleres Ferroviarios del Central Argentino, sector que actualmente se encuentra renovado, recuperado y en pleno proceso de expansión, gracias a la inversión de las gestiones provinciales y municipales, sumadas a las inversiones privadas.

 

Su localización dentro del tejido de la ciudad es de privilegio, con grandes ventajas para la ubicación del programa en cuestión, posicionado estratégicamente con todos los servicios de infraestructura, muy buena conexión vial y amplias redes de transporte público.

 

Este concurso le dará a la Ciudad de Rosario la oportunidad de generar un elemento de carácter urbano, conjuntamente con la refuncionalización y restauración del edificio a intervenir, revalorizando los talleres ferroviarios, creando un ámbito socio-cultural integrador, convirtiéndose así en un centro activo de atracción, intercambios y encuentros, incorporando actividades como: exposiciones, ferias artísticas, salas de taller, cine, juegos, otorgándole al espacio urbano una dinámica nueva. Promoviendo un espacio donde se estimulen las actividades culturales, tan prolíferas en la Ciudad de Rosario, Ciudad cuna de grandes artistas a nivel nacional e internacional.

 

El espacio exterior propuesto constituido a partir de una pieza multiprogramática (plaza pública), diseñada para dar respuesta al carácter de los distintos usos a los que sirve, se va transformando adaptándose a los diversos requerimientos del programa, teniendo en cuenta sus escalas y sus condiciones visuales y de permanencia.

 

La plaza de las artes y oficios “Olga Cossettini” nace en el encuentro de las calles Canning  y Junín, como un espacio contenedor de actividades culturales, atrio longitudinal de acceso e integrador de las actividades de la comunidad y particulares de la escuela, flexibilizando su uso como explanada de actividades al aire libre en relación al edificio, apropiándonos y reconstituyendo la esquina de Canning y Junín componiendo un nuevo espacio urbano.

 

“Se colocó a la educación como un hecho social que debe tener lugar en el entramado vivencial de las personas.”

                                                                       Olga Cossettini

 

Su carácter propone una integración exterior-interior donde se desdibujan los límites, eliminando las fronteras entre los espacios educativos-culturales y la comunidad.


 

El conjunto edilicio se encuentra bajo protección del “Programa de Preservación y Rehabilitación del Patrimonio” de la Municipalidad de Rosario.

 

Al proyectar sobre un edificio de patrimonio histórico, partimos de la preservación y puesta en valor como premisa, preservar edificios de valor histórico es un aporte a la historia de la ciudad y a su gente, es rescatar su identidad y cultura.

Refuncionalizar un edificio de valor patrimonial es realizar un rescate en la entidad edilicia a intervenir. Es este un proceso dialéctico de intervención utilizando elementos que armonizan con los existentes, generando un diálogo entre arquitectura histórica ferroviaria y contemporánea.

Se contraponen elementos diferenciando la estética constructiva existente, de la intervención de lenguaje contemporáneo, separando formalmente el programa de usos de los componentes que constituyen a la envolvente existente y de su sistema estructural.

 

Articular escalas y diversos conceptos espaciales requiere una interpretación del programa que dé una respuesta integradora para construir una única expresión que vincule espacial y funcionalmente ambos sectores resolviendo las necesidades edilicias propias de la Escuela Provincial de Artes Visuales y dotar al edificio en su conjunto de locales de uso común, que podrán ser utilizados por los establecimientos que ocupan el predio y la comunidad.

 

La intervención en el sector hall de ingreso-foyer (sector SUM), liberando por completo la fachada para enfatizar la mejor relación entre el interior y el exterior del edificio, con la pieza multiprogramatica y con la ciudad. Situación que se destaca por el elemento que genera su semicubierto de acceso y por la transparencia de su materialidad, más evidenciada con la luz interior en su condición nocturna.

 

El hall de ingreso-foyer se proyecta como un espacio de permanencia y transición, que resuelve los accesos a las distintas actividades del programa, proporcionando las conexiones que organizan y regulan los diversos flujos de los distintos usuarios que concurren al complejo. Este será el acceso de público exterior al sector para uso de las instalaciones comunes, principalmente en eventos abiertos y masivos.

 

En el interior de la nave se proyectó liberar el ancho máximo de la misma en el sector del SUM, asumiendo las diversas posibilidades de adoptar diferentes usos y eventuales cambios, potenciando la idea de un espacio que pueda alterarse en el tiempo, acercando la cultura a los diversos sectores sociales de la Ciudad. Para crear este espacio único y  flexible optamos por ubicar los depósitos integrados dentro de los muros existentes.

 

Se proyectó un hall interno para resolver el ingreso al sector del SUM, desde las restantes instituciones del conjunto que así lo requieran, resolviendo la conexión de la escuela técnica Nº 467 y la escuela técnica Nº 471, acotando la escala y generando un patio, el cual sirve para expansión de la cantina y ventilación e iluminación natural del hall interno (foyer) y de las aulas correspondientes a la escuela nº 471 que hoy carecen de iluminación y ventilación, una resolución acorde para un local con dicha función, aportando mayor calidad a estos espacios. Este sector común y acotado da respuesta a la relación funcional y circulatoria del conjunto a fin de poder resolver la accesibilidad al sector compartido, mejorando sus vinculaciones.

 

En el perímetro exterior de las tres naves (sector EAV), donde se desarrolla la escuela de artes visuales la composición original de las fachadas permanece intacta, con mínimas intervenciones que reflejan la refuncionalización y puesta en valor del edificio.

 

Una pequeña operación en la fachada, genera una Recova, articuladora del espacio urbano, un fuelle entre la pieza multiprogramatica (plaza exterior) y los espacios públicos de la escuela (interior) un semicubierto lineal que precede a los accesos y otorga transición entre los espacios, conservando la escala propia de la fachada existente, y dando sentido de homogeneidad al perímetro de accesos educativos, preservando la identidad del antiguo edificio, potenciando su valor arquitectónico como símbolo de una época.

 

El hall de ingreso-foyer se conecta con la escuela a través de un acceso que junto con la recova enmarcan el programa público de la escuela de artes visuales, abierto a la comunidad. La Recova y el hall de ingreso-foyer se vinculan generando un espacio de transición semicubierto de expansión de dichas funciones.

 

La educación debe funcionar como motor transformador de la vida de las personas, ofreciendo nuevas alternativas de crecimiento y superación personal y progreso en la comunidad, con calidad e inclusión socioeducativa, entendiendo a la escuela como institución social.

 

La escuela se proyecta teniendo en cuenta la complejidad de intervención en una caja muraria ventilada solo en dos de sus caras perimetrales, esta coyuntura se resuelve incorporando un patio central, un pulmón verde, que contribuye al bienestar y que a su vez actúa como integrador de las diversas actividades.

 

El nuevo programa se independiza de la envolvente siendo consecuente con el pensamiento de respetar el patrimonio histórico no sólo en el exterior sino también en el interior. Las circulaciones resueltas de manera perimetral, exentas de las fachadas permiten contemplar el antiguo edificio desde los diversos espacios propuestos. Un entrepiso de estructura independiente, resuelve el programa en su totalidad.

 

La escuela se proyecta como un espacio integrador de estudio y recreación, el límite entre el exterior y el interior, entre el aula y el patio se ve desmaterializado.

 

Los espacios son flexibles e integradores, un nuevo modelo de educar.

 

Las aulas son flexibles, se pueden agrupar y pueden interactuar con las circulaciones y el patio integrando el espacio exterior al área de aprendizaje. El aprendizaje ya no se restringe al perímetro del aula, sino que se extiende a la totalidad de la escuela.

 

En síntesis se proyecta la Escuela Provincial de Artes Visuales en su conjunto como una intervención urbana inclusiva, desde lo edilicio respetando el patrimonio histórico-cultural y como la generación de espacios públicos de integración social, actuando como refuerzo y parte de la urbanización y revalorización del crecimiento del Área Norte de la Ciudad de Rosario.

 

La independencia entre la Escuela Provincial de Artes Visuales y las áreas comunes permiten que cada programa se puede realizar en forma independiente del otro en las etapas se deseen desarrollar.

Show More